El vínculo hombre – naturaleza: una revisión imprescindible

M. Verónica Parselis

Directora de la Escuela de Filosofía de la Facultad de Filosofía, Letras y Estudios Orientales- USAL

 

La emergencia de la crisis ambiental nos obliga a interrogarnos sobre nuestra relación con la naturaleza. ¿Cómo definir esta relación? ¿Qué entendemos por “naturaleza”? ¿Qué lugar ocupa el hombre frente al devenir de los procesos naturales?  Indudablemente, la idea de “naturaleza” es compleja, discutida y saturada de modelos históricos. Desde el origen mismo de la filosofía, la physis ha sido objeto de profundas reflexiones. Sin embargo, podemos sintetizar brevemente las dos principales concepciones del vínculo hombre-naturaleza en la historia: la que reconoce la estrecha interdependencia del hombre con todo lo que lo rodea y la que se asienta sobre una definitiva escisión entre naturaleza y cultura. Una primera lectura reserva a Oriente la concentración de las visiones holísticas e integradoras, mientras que en Occidente (sobre todo a partir de la Modernidad) se impone el antropocentrismo arrollador, concordante con una marcada dicotomía entre hombre y naturaleza. Frente a la crisis ecológica que vivimos, la contemporaneidad debe asumir la difícil tarea de cuestionarse no sólo sus supuestos (tarea que ha emprendido el pensamiento crítico desde el siglo XX sin reservas) sino también la dicotomía entre naturaleza y cultura. Nuestra época nos sitúa frente a un ostentoso escenario marcado por el dominio estructural de la naturaleza, del entramado genético, por la intervención sobre la diversidad y espontaneidad de las transformaciones y recursos. Podríamos leer nuestra historia como consecuencia de una narrativa cumplida: dominar la naturaleza y los procesos de la vida.  Hemos construido una idea de naturaleza de tinte dualista en donde el hombre, gestor de la cultura, se encuentra separado del “mundo natural”, su importancia y sus fines. Ha prevalecido la mirada antropocéntrica, desde la cual el hombre domina su entorno y así reafirma su condición. La progresiva urbanización del medio sólo intensifica este proceso: la naturaleza va siendo cercenada, domesticada, controlada y organizada.  El avance del paradigma tecnocrático facilita un distanciamiento respecto a la “naturaleza”, acelerando su desacralización y sometiéndola como simple fuente de explotación.  Ante el marco distópico de nuestra realidad y la conciencia del fracaso del proyecto moderno, deberíamos volver sobre otras tradiciones y animarnos a pensar desde perspectivas divergentes la problematizada relación naturaleza – hombre. Filiación, hermandad, comunión o fusión: se trata de visiones en donde el hombre se encuentra integrado a la naturaleza que lo rodea. El ser humano interpreta y vive su filiación respecto al medio del que depende para su subsistencia. De este modo, la naturaleza adquiere un valor sagrado y no meramente utilitario. Recordemos la concepción de la naturaleza como madre (Pachamama) que implica parcialmente un enfoque biologicista en el que la Tierra adquiere los rasgos y los derechos de un organismo vivo. El taoísmo o confucianismo hablan –incluso- de la “respiración” de la naturaleza; en la cultura Zen se asume la idea de unidad y la pérdida de la individualidad, negando toda visión dicotómica. El yo se disuelve y funde con la totalidad y sus procesos. Lo novedoso de estos planteos consiste en concebir la Tierra como sujeto y no como simple objeto o materia de explotación. Es alarmante la condición del hombre en la actualidad que ha roto los lazos esenciales con la naturaleza, convertida en mercancía y lugar de peregrinación turística. Si queremos un mundo habitable y portador de sentido, deberíamos hacer caso a las sugerencias de Michel Onfray: entrar en contacto directo con la naturaleza y así “recuperar las intuiciones fundacionales del tiempo, para aproximarse a sus misterios y apuntar a una sabiduría humana en armonía con el mundo.”

 

Ilustración: Verute Parselis

Blog de la Escuela de Filosofía de la USAL

Este espacio es una extensión de la Escuela de Filosofía de la Universidad del Salvador, destinado a docentes, estudiantes y a todo el público en general, interesado en la lectura de contenidos filosóficos.

 

Mujeres en la historia del pensamiento

La Escuela rinde homenaje a las mujeres de la Filosofía, retratando nombres que muchas veces han sido olvidados o silenciados en la historia del pensamiento.